Miércoles7 de diciembre de 2022

Sobre tus espaldas, Madre Sierra 40

Se cumplió un sueño / Se vivió una vida / Y aunque nadie supo de ello / Su historia no morirá nunca.


Por rotativoenlinea.com

5 de septiembre de 2022 Actualizado a las 09:09:36

Saetas


 Hipólito PS. / rotativoenlinea.com 

Se cumplió un sueño

Se vivió una vida

Y aunque nadie supo de ello

Su historia no morirá nunca.

Nació cuando todo era banal

Nunca fue único en su especie

No lloró las primeras lágrimas

Fiel señal que desprendió odio.

Nadie sabrá el uniforme testimonio

Su cruz será devorada por el tiempo

Y la esquela final

Dirá a viva voz

Y con lágrimas

Aquí yace un soñador.


Pero el infortunio no será excusa

Ni la huida servirá de consuelo

Dejó atrás hasta lo que concedió sin revuelta

El manto gris del negro pasado

No podrá borrar

El ahínco con el que supervivió.

Se fue el denso humo

El don que recibió sin pedirlo

Es ya solo un recuerdo

Pidió, rogó, se cansó;

Solo caminó hacia su destino

Hoy es recordado

Y uno que otro anónimo

Lo recuerda como fue:

Un soñador.

Las manos que lo hicieron reposar

Reposan en otras manos;

Los ojos que lo hicieron ver

Ven otros senderos;

La voz que habló en su juicio

Hoy condenan su atroz valor;

Se fue con el dintel del agravio

Se fue como llegó:

Como un soñador.


Y si regresa en otras líneas

Que la paz que buscó

No sea más una profecía

Y si regresa una tarde de nubladas razones

Cansado de andar por sus sueños

Que no vuelva a ser jamás un soñador.

Hubo amor en sus ambidiestros juicios

Hubo soledad en el seno de sus venas

Y si no caminó con los pies descalzos

Fue porque voló sobre los arrabales

Descontento del presente

Buscó anidar entre los presagios

Digan que se fue a danzar

Alrededor del fuego de la victoria

Digan que la victoria, la libertad y la paz

Huyeron primero

Él solo buscó esos lejanos pasos

Y si no los encuentra

O se pierde en el intento

Que las sutiles navajas del mañana

Lo condenen

Recuerden al confundido

Hombre pregunta

Que buscó hasta el exilio

Un folio, un trazo de historia,

Un amanecer oscuro.

Tuvo todo lo que deseó

Y aunque no entonarán vítores en su nombre

Ni monumento alguno le honrará,

Tampoco clamarán por su alma

Recuerden que

Se fue como llegó:

Como un soñador.