Miércoles, 4 de agosto de 2021

Clases presenciales y virtuales

Cada escuela primaria representa una oportunidad para cada ser humano. Es un centro de recreación y aprendizaje. Cada escuela representa el nivel de vida de una ciudad. Son centros familiares, escolares y civiles.


Por rotativoenlinea.com

31 de mayo de 2021 Actualizado a las 22:05:13

Naúm Roblero / rotativoenlinea.com

Es un sol de verano en casi todo el año, por los meses de diciembre o enero merma un poco el calor. Por lo regular siempre hay un calor de trópico en Tuxtla, rodeada de montañas y sumida bajo ella. Bajo  ese sol uno se iba a la escuela.

En algunas ocasiones las escuelas se pueden volver  un poco hostiles pero en cuanto se entiende la parte selectiva de los amigos la primaria se convierte en un espacio de convivencia, pues las personas a quienes conocimos en aquella etapa se convierten en amigos de toda la vida, allá donde no había tantas clases sociales ni escasez sino divertimento y camaradería. Y es que el hombre es un ser social por naturaleza. Hacer amigos es todo un arte, una habilidad social y toda  actividad humana debería tener ese fin, que con las redes sociales se cae en un analfabetismo social.

Y allí estábamos en la primaria durante la hora de receso o al fin de la jornada estudiantil, con ese gran bullicio por todas partes. Cuando llegaban los libros de texto gratuito era toda una fiesta. Aprender  era la cosa más difícil pero hacer amigos valía la pena el esfuerzo.

A veces por la tarde los amigos de la escuela se volvían a repetir en la tarde, la vida te daba una doble sesión de amistad y juegos. La infancia es un reino paradisíaco, como un mar de colores. 

Cada escuela primaria representa una oportunidad para cada ser humano. Es un centro de recreación y aprendizaje. Cada escuela representa el nivel de vida de una ciudad. Son centros familiares, escolares y civiles.

Aquellos que fueron nuestros amigos en la primaria volverán a aparecer tal vez una y otra vez y será como que si el tiempo hubiera regresado, será como tener un balón o tal vez un lápiz para aprender a escribir, o una tarea por realizar, allí donde sabes realmente el precio de la amistad. Según Vargas Llosa, la amistad se termina con la infancia. Claro,  aún hay esperanza después determinar dicha etapa. Luego de terminar la escuela primaria vienen otras escuelas. Cada escuela representa una etapa de vida y una época llena de recuerdos. En tiempo de pandemia las escuelas se han quedado vacías y con el paso del tiempo hemos aprendido a usar la tecnología que pareciera fría y siniestra pues nada es tan apremiante cómo hacer amigos en la vida real. Ahora que la vida se desdobla en un modo virtual, se confunden la realidad virtual y la real, pues, las redes sociales hasta cierto punto son falsas pues nadie puede conocer a alguien a totalidad desde ellas.

La educación está cambiando. Volver a clases como antes será imposible. Nadie anulará las herramientas virtuales, sino que se han quedado como nuevas plataformas de aprendizaje. Todo se entremezcla y es tiempo de valorar, la presencia.

Sin duda el tiempo no es una línea que se pueda medir del 1 al 100, pues la vida no son números y la edad es un tanto falsa. Según Albert Einstein el tiempo no sólo tiene que ver con una cuestión de ondas o partículas sino también tiene que ver con el espacio y es allí donde entran los recuerdos, aquellas escuelas y aquellos amigos que hicimos en aquellos tiempos y que nos dan esa necesidad de escuchar y ser escuchados.

Mientras los niños juegan en una escuela el mundo está a salvo, mientras haya receso donde los niños puedan comer el mundo está a salvo, donde  haya un espacio para sonreír el mundo está a salvo, bajo ese sol de agua de mayo, camino a la escuela.