Lunes17 de junio de 2024

La casa de las ardillas, Anita y Jorge

Participante del 1er Concurso de Cuento Infantil “Rotativo escribe”


Por rotativoenlinea.com

9 de mayo de 2022 Actualizado a las 10:05:31

Ana Litzi Ruiz Salas / rotativoenlinea.com   

En un lugar muy bonito llamado la Esmeralda, había llegado a vivir una niña muy bonita llamada Ana, la cual le encantaba jugar toda la tarde en el patio de lo que sería la escuela primaria, puesto que eso le había dicho sus padres que seria, Ana juntos con otros amigos le encantaba subirse a los almendros, y mangos que había ahí, comer moras, frutas silvestres, mangos, almendras y granadillas que se daba en las enredaderas, pero al igual que sus amigos, era muy común que siempre encontraban familias completas de aves y sobre todo de ardillas, en primavera cuando todo florea los hermosos arboles de primavera era el juego preferido de Ani, puesto que juntos con sus otras tres amigas se hacían hermosos collares de la flores que caían, era un arco iris de flores, Aní junto con sus amigas observaba que una ardilla la más pequeña se acercaba a ellas para imitar lo que hacían, así que decidieron ponerle el nombre de Tomy, el cual les ayudaba a pelar las almendras y ellas las partían con una piedra y comían junto , podían ver los atardeceres, y al igual al llegar la tarde todos tenía que volver a casa, Tomy subía al árbol más grande de mango donde ya los aguardaba papa y mama todo era hermoso y todo era paz.

Un día todos despertaron con el estruendoso ruido de las máquinas de construcción, todos asustados al ver la maquinaria las aves volaron, los armadillos hicieron más profundo sus agujeros, todos los animales corrían tratando de salvar a su familia, papa ardilla inmediatamente salió y observó y regreso a cerrar la puerta y mama ardilla pregunto ¿Qué pasa a fuera cariño? Y el contesto nada corazón vuelve a dormir, ese día nadie de los niños pudo bajar a jugar había un cartel que decía, aquí se construye la escuela primaria, Benito Juárez García, Jorge era el ingeniero de obra comenzó a extender los planos. y en ella se notaba que no quedaría ni un árbol en pie, Ani y sus amigos cuando amaneció pudo ver que ya había trozados los primeros 4 árboles de mango, naranjas y dos almendras, con mucho temor Ani se acercó al ingeniero y le dijo ¿porque has tirado todos esos árboles? Buenos días ¿disculpe que están haciendo? Hola niña muy amable respondió a Ani aquí se construirá tu futura escuela donde podrás venir aprender, a jugar, a crecer, ella respondió si pero porque tirando tantos arboles ¡¡ él le responde en ocasiones tenemos que hacerlo , anda ve a casa no debes de estar aquí, Ani muy preocupada por Tomy se regresó a casa, triste hasta el grado de no comer todo el día y no quiso salir a jugar para nada ni por más que Diana Laura le insistiera, todos los días era de igual de aterrador muchos animalitos salieron huyendo ya no era posible vivir ahí, un día Tomy llego a la casa de Ani que tenía una almendra afuera de su casa Ani lo reconoció, y Tomy la abrazo e felicidad y platicaron que aunque Tomy no hablaba le mismo idioma le entendió ella le ayudo a cargar las nueces que había juntados para los que penas sobrevivían ahí, y pudo ver a escondidas los planos del ingeniero Jorge. Ella regreso muy triste a casa en esos e le ocurrió hacer un dibujo o planos donde estaba la escuela y muchos árboles al día siguiente Ani , busco ayuda al comisariado ejidal y donde el escucho la petición, y le se lo transmitió al Ing. Jorge el cual frunció un poco el ceño, pero a presión de todos e inclusos de albañiles que eran padres de familia decidieron hacer caso, así de esa manera la escuela Benito Juárez siguió en construcción, con dos salones, su cocinita y su pequeña cancha a pero le quedaron 6 árboles de mango, 1 de nance y una almendra, Ani y sus amigos junto con Tomy que era como uno de ellos más pudieron seguir jugando poco después los animales que había huido volvieron, él Ing. Entrego la obra, se hizo una gran fiesta todos estaban felices, Ani juntos con sus demás compañeros , el Ing. aprendió que una niña le había dado una lección se fue feliz al ver jugar a esos niños en su nueva escuela respetando la naturaleza, pues bien como todo niño Anita ha crecido junto con sus amigas y ya va en sexto grado, Tomy baja siempre a la hora de recreo ya no corre ya está cansado, el tiempo no pasa en vano pero ve a sus hermosas ardillitas hijos, jugar con todos mientras el Ani, comen un delicioso mango columpiándose en una rama de mango, cuando suena el timbre y la maestra aguarda Ani en el salón, Tomy la ve desde un almendro.

Fin